Hábitat y costumbres

Hábitat y costumbres

La alpaca vive en las inmensas planicies áridas del Altiplano de los Andes, entre los 4200 y los 5200 metros sobre el nivel del mar, donde las temperaturas pueden alcanzar los 30 ºC bajo cero, al pie de espectaculares picos nevados.

Durante todo el día recoge y almacena, en la voluminosa panza que posee, el pasto tierno y corto de los bofedales, tal pasto está integrado de musgos y algunas otras plantas clásicas de los sitios fríos y pantanosos, las que tienen, por lo general, un bajo valor nutritivo. Todos estos alimentos, recogidos con gran avidez en el día, son rumiados por la noche. Cuando las zonas se cubren de nieve por algunos días y los animales están impedidos de coger los alimentos, gracias a su régimen alimenticio, estos pueden deglutir los alimentos ingeridos en días anteriores. Así, con su rumiación soportan el hambre y con su abundante lana se resguardan del frío y la humedad, que en tales circunstancias se producen; las mismas que son difíciles de afrontar por cualquier otra especie de animal doméstico.

Entre las plantas que constituyen la vegetación de las zonas húmedas del altiplano, se tiene: el paco (Criptograma), La caulla, la llapa (musgos), la totorilla (Scirpus innundatus), la Scirpus nodosus, el llacho y otras plantas conocidas por los indígenas con denominaciones quechuas y aimaras; próximas a los bofedales se encuentran también gramíneas.

Alpacas en Ulla Ulla. La Paz.
Alpacas en Ulla Ulla. La Paz.
Los Peces en Bolivia

Suscríbete y descarga GRATIS el libro: “Los Peces en Bolivia” desde tu Email