Capítulo 8: Principales enfermedades

Tabla de Contenido

Aspectos sanitarios de un hato lechero

Cualquier ganadería lechera de tipo comercial, además de los planes de mejoramiento genético y de nutrición, deberá tener un plan de sanidad que involucre a toda la población animal.

Seguir un calendario sanitario es vital para el buen estado de los animales.

Para tener una buena producción es importante que los animales estén sanos y vacunados.

Se deben mantener bien desinfectadas las botas, llantas de vehículos, equipos y, prácticamente, toda la granja.

Brucelosis

Esta es una enfermedad que causa grandes pérdidas económicas a la ganadería de nuestro país. Es producida por una infección bacteriana con brucellas y que produce aborto en los tres últimos meses de gestación, causando cifras elevadas de infertilidad.

Etiología

Esta enfermedad es causada por la Brucella abortus, persistiendo la infección en animales maduros sexualmente durante toda la vida.

Brucella abortus, CAUSANTE DE LA ENFERMEDAD.

Síntomas

El síntoma clínico característico de esta enfermedad es el aborto después del quinto mes de gestación, con retención placentaria y metritis. En el toro puede causar orquitis y epidimitis traducidas en tumefacción aguda y dolorosa de los sacos escrotales, con aumento de su tamaño. Si la persistencia de la bacteria es larga, los testículos se destruyen causando la baja del animal. La enfermedad se puede propagar al introducir al hato una vaca enferma. En este caso, puede haber gran cantidad de abortos, prolongándose por uno o varios años, al cabo de los cuales hay una etapa de resistencia, en la cual la preñez es llevada a término y los abortos quedan restringidos a vaquillas primerizas.

Control

Lo más importante son la higiene, vacunación y prueba de laboratorio.

Sanidad

Se recomienda el aislamiento y eliminación de animales infectados; destrucción de placentas, fetos y secreciones uterinas. Desinfección con desinfectantes fuertes en las zonas infectadas. Todo animal nuevo en la granja debe ser sometido a la prueba antibrucela.

TODO ANIMAL NUEVO DEBE SER SOMETIDO A UNA PRUEBA CONTRA LA ENFERMEDAD.

Vacunación

Se recomienda la administración de la vacuna contra Brucella abortus únicamente a hembras de entre los 3 y los 9 meses de edad. Esta vacuna protege a los animales sanos que vivan en un medio contaminado. Se pueden presentar reacciones postvacunatorias que son normales, tales como intensa fiebre, anorexia y tumefacción local en el sitio de la infección.

LA VACUNACIÓN ES EL ÚNICO MÉTODO PARA PREVENIR ESTA ENFERMEDAD.

Tratamiento

Todos los ensayos tendientes a tratar esta enfermedad han fracasado, pues ninguno ha eliminado la infección. Se han ensayado desde drogas hasta sueros hiperinmunes sin ningún resultado.

SE DEBE VACUNAR ÚNICAMENTE A HEMBRAS ENTRE LOS 3 Y LOS 9 MESES DE EDAD.

Fiebre aftosa

Mastitis

Metritis

Rabia paresiante o paralítica (mal de cadera)