Bestia de carga

Bestia de carga

Los animales machos son destinados a trabajar como bestias de carga, después de los tres años y medio de edad. Para hacer más fácil el manejo del hato, los indígenas les dejan un mechón o les ponen adornos de colores en las orejas. Una llama bien desarrollada puede hacer marchas de 20 días, a un promedio de 35 km por día. Cuando van cargadas, marchan en hileras o dispersas en gran extensión, siguiendo a una que hace de llama puntera, a la que se acostumbra adornar con un collar de campanilla. Entre sus grandes características está la de tener gran resistencia para vivir sin agua ni alimento, debido a sus tres estómagos, resistiendo hasta cinco días sin comer.

La carga que transporta va encima del pelaje blando y esponjoso que recubre la espalda, no siendo necesario el aparejo. Se la utiliza en transportes por montañas y por senderos muy estrechos, por donde transita con mucha facilidad y sin ningún problema.

llamas con carga Pelechuco LP
llamas con carga Pelechuco LP